El tema catalán y el brócoli

Mapa apolítico de Catalonia (Fuente: a la que tanto fue el cántaro)

La creciente tensión desatada en España y Murcia a causa del conflicto independentista de Cataluña, ha provocado paralelamente toda una campaña de difamación y manipulación mediática sosteniéndose en una interpretación parcial de la Historia.

Con el ánimo de arrojar luz en la polémica, he decidido realizar un profundo estudio de la cuestión, para lo que no he dudado en dedicar casi 2 horas en informarme (con una interrupción de 1 hora y 45 minutos para poner a remojo unas habichuelas y cortarme las uñas de los pies).

Foto reciente del actual presidente de Catalonia o su mujer (pendiente de confirmar)

Debemos retrotraernos a la Edad Media y Cuarto para situar el origen histórico del conflicto fronterizo entre Cataluña y los reinos colindantes. Inicialmente los catalanes tenían pretensiones expansionistas sobre la corona francesa, la aragonesa y la nigeriana, si bien esta última se fue descartando paultinamente cuando un pescador de Perpiñán informó que les pillaba algo lejos. Debemos subrayar que tales pretensiones conquistadoras nacen motivadas por el hecho de que en el siglo XIV se devolviera a Barcelona un contenedor de armas previamente vendidas a Sicilia y les sabía mal tirarlas sin darle uso. Alrededor del año 1421 comenzaron una serie de sangrientas escaramuzas bélicas que se prolongarían por más de 40 años y que sólo se detuvieron cuando un payés de Reus advirtió al resto de los soldados que se estaban peleando solos desde hacía tiempo.

Cuadro conmemorativo de la famosa batalla de Ripoll

Si bien la contienda no suposo un significativo crecimiento territorial, al menos contribuyó a la creación de bailes populares, definir la idiosingracia catalana y, especialmente, la forja de una lengua propia. A este respecto, se debe al conde Adriá Aleix la evolución del castellano gracias a un defecto genético en el paladar que hacía casi imposible entenderle, pero ningún vasallo se atrevía a cuestionar. Otros hitos culturales del nacionalismo catalán fueron: el bidedismo, la posibilidad de garraspear para interrumpir a alguien, la exención legal de leerse el Quijote o cualquier obra de más de 200 páginas y la concesión papal de chupar la cáscara de los cacahuetes salados aunque sepas que te van dar más sed.

Foto de un ñandú: no tiene nada que ver con el tema, pero ¿a vosotros no os resulta también complicado diferenciarlo de un avestruz?… Qué curioso.

Luego ya desde el siglo XVII hasta la actualidad la cuestión del independentismo catalán se complica hasta un punto que ni creo que os enteréis ni yo me voy a molestar en explicar porque no va mejorar la probabilidad de que me llame Scarlett Johansson con fines románticos o vosotros podáis pagar el recibo de la luz. Conclusión de todo esto: si pegas mocos debajo de una mesa, recuerda alguna vez limpiarlo.

¿Suelto no llevaréis para la máquina del tabaco?

Frase pronunciada entre 1932 – 1994 por líder del nacionalismo catalán, Francesc Macià, un final de mes que iba pelado.

2 comentarios en “El tema catalán y el brócoli”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s